lunes, 19 de septiembre de 2016

TODOS LOS EXILIOS EL EXILIO

Las últimas imágenes pavorosas de los exiliados arrastrados entre la ignominia y el deshonor ajeno solo hacen pesar que ese sueño de que "mi patria es la humanidad" se quiebra cada día.

La insolidaridad es el auténtico pecado original humano. El racismo es la culminación de todas las deudas sin saldar desde nuestros ancestros. Todos los exiliados son el mismo exiliado con distinta cara.

Hace tiempo escribí un poema en una celebración del éxodo de judíos españoles en el XIV. En recuerdo de todos. Con la nostalgia de la inocencia perdida. Las nuevas caras, sean ya de la religión que sean, del siglo que sean.., no hacen sino resucitarlos. El cuadro es de Chagal, tan hermoso y misterioso como toda su obra.


CORAZÓN EXILIADO
A los muertos  y heridos de la Intifada, a los kurdos, a todos aquellos que luchan contra la opresión en cualquier parte del mundo, y que se levantan no sólo para ser tenidos en cuenta, sino para ser fusilados. 


(Patricia Highsmith, dedicatoria de su libro Ripley en peligro)














No todos los cuentos tienen
Ingenuo final feliz.
Quizá podamos decir
Algo así como:
“Una vez
Hubo un próspero reino
Cuya reina erais vos”...

Allí brilló una ciudad,
En ella hubo una aljama
De laberínticas calles.
Allí nacían, amaban
Y morían vuestras gentes
Aun antes de nacer yo.
Cobijado en sus paredes,
Mi cuerpo fue la morada
Que habitó mi corazón.

Y en mi corazón latían
En una rueda infinita
Vuestro reino, mi ciudad,
La aljama, la morada
mi cuerpo, mi…
                           ¿Qué ganáis
Expulsando un corazón
Donde vos misma habitáis?
¿Y qué sirenas cantaron
Impuras, hasta clavarnos
Las garras de Sefarad?

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada